Spring

Spring
Primavera en Mannheim, Alemania. Paisaje fotografiado y editado por mí.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Las Hijas del Espino

"[...] Esto que me lleva
lejos de mi amor
es un árbol,
el preferido de las reinas,
y somos nosotras
del Espino,
sus raíces."

- Annabella Byron, Lucía Estrada.

The Three Sisters, Nona Limmen.

Pocas cosas de este país siento y vivo con energía como la poesía de los maravillosos exponentes Colombianos. Personas que han vivido y sufrido la vida de mil maneras diferentes y que han tenido la sensibilidad para expresar ideas, sentimientos, anhelos y recuerdos de una forma que reinventa al idioma y le da nuevas alas para alcanzar planos antes inalcanzables.

Estoy segura que, aún sin un acercamiento a la poesía, muchos nombres les sonarán familiares, sea José Asunción Silva, Aurelio Arturo, León de Greiff, Porfirio Barba Jacob o muchos otros a los cuales el tiempo se ha encargado de posicionar arraigadamente en el sentir de un pueblo. Pero también es cierto que hay otros talentos, tal vez más contemporáneos, que pasan desapercibidos, o mejor, que apenas se están revelando como los magníficos artistas que son.

El día de hoy deseo hablarles de una poetisa nacida en 1980 en la Ciudad de Medellín, a quien llegué casi por coincidencia. Su nombre es Lucía Estrada. Hace un año y medio aproximadamente me encontraba en la Librería Nacional, ojeando las secciones para pasar el rato. Pasé rápidamente la de literatura fantástica y llegué a la de poesía. Siempre hay libros grandes que llaman mucho la atención, pero cuyo contenido no siempre disfruto, y otros muchos más pequeños perdidos entre esos. Casi al azar tome uno de esos libros delgados (de esos que no llegan ni a las 100 páginas) y le eché una ojeada a la portada. “Premio de Poesía Ciudad de Medellín 2005. LAS HIJAS DEL ESPINO. Lucía Estrada.” Abrí una página cualquiera y bajo el título de Clitemnestra leí:

"El brillo de tres espadas
se consuma hoy
en mis manos:

elige
a cuál de todos

               confiarte."

No recuerdo muy bien qué fue lo que más me gustó en ese instante. Si el hecho que el poema se refería a la mitología griega, o la manera en que estaba escrito en pequeñas partes, o que tal vez no me esperara un escrito sobre la reina de Micenas en un libro de poesía Colombiana. Pudo haber sido todo eso, por supuesto, pero en este momento puedo decir con seguridad que lo que más me gusta es que seis líneas de escasamente tres o cuatro palabras cada una logren ser tan elocuentes. El poema nos ubica en un instante preciso de tiempo, no en un lapso de días, horas o minutos, sino en un segundo en donde tenemos que decidir el futuro de nuestro destino. Estamos ante la presencia de una mujer con poder que nos dice “tres caminos hay para ti, los tres me pertenecen. Elige el precipicio por el que vas a despeñarte”. Pero también es un diálogo de la reina consigo misma, una pregunta sobre su devenir y lo que ahora en adelante será.

Este primer poema me brindó, aún sin yo saberlo, una visión clara de lo que es la poesía de Estrada. En ella se entretejen lo mítico, el destino, la evocación, el misticismo, el olvido, la contemplación y el porqué, por medio de un lenguaje que deja de lado los adornos y se decanta por lo sobrio y contundente.

En Las Hijas del Espino conocemos a 51 mujeres y a los móviles de sus existencias tal y como son, ellas mismas en medio de sus circunstancias, mientras que al mismo tiempo somos encarados por sus preguntas, por sus dudas, por sus temores, por sus silencios y por su mismísima existencia. Mujeres de la mitología griega como Circe o Medea, mujeres muertas en la hoguera como Prisca o Guitamonda, artistas como Remedios Varo, escritoras como Sylvia Plath, compañeras de músicos como Cósima Wagner, escultoras como Camille Claudel, diagnosticada de esquizofrenia y recluida en un asilo hasta el día de su muerte, nos hablan a través de cada página y nos invitan a conocer su nombre, a imaginar sus rostros y a salvarlas del olvido y de la sombra de aquellos que en vida les arrebataron su apellido.

Como no vendrás a la cena de mis muertos,
ni sabrás para quién cavo esta tumba,
pongo desde ya
bajo tu lengua,
la hostia viva de mis alucinaciones.

Cada quien tomó su camino,
de izquierda a derecha
el más profundo.
Cada quien siguió atado
a la cinta mortal de su locura.

Escribe para que no vuelvan,
que yo comeré y beberé, como Alicia,
el rojo resplandor de la fiesta,
mientras el mundo termina de cerrarse
sobre mí.

No te asombres
si nuestras palabras
no son las de antes,
si nuestro destino, tal como se construye,
nos golpea el rostro y nos hiere
y nos deja completamente ciegos.

¿Qué hacer cuando ellos nos empujan?

Esa legión de ángeles ebrios,
terribles como el rostro
que se refleja por última vez.

No tardes.
Ya nadie nos espera.

- Zelda Sayre.

Hay nombres que exigen una búsqueda, palabras misteriosas que exigen ser desentrañadas, acciones que esperan ser entendidas, y es en este ejercicio en donde descubrimos y reinventamos a cada una de estas mujeres y quitamos un poco el polvo que se ha asentado en su recuerdo. Lucía Estrada le da voz y cabida a cada una de estas mujeres en sus versos, pero también nos enfrenta y nos pone cada a cara con el misterio de nuestro destino.

"Si preguntaras
a la piedra
respondería con tu nombre

el propio corazón
es el oráculo."

-Yocasta.

No me queda más que recomendarles que lean el trabajo maravilloso de Lucía, el cual en parte ha influenciado lo que yo escribo. Las Hijas del Espino no es su único libro, pero es un punto de partida con el que vale la pena empezar. Leyéndola jamás nos veremos perdidos en palabrerías innecesarias y ostentosas, nos veremos enfrentados por la terrible verdad de la realidad.

Finalmente, quiero compartirles mi poema Advenimiento y la canción Voveso in Mori de la banda Eluvietie. Les agradezco por leerme y por dejarme sus comentarios.

Advenimiento

Mira a través de mí
con tus ojos de fogata
y pasa las páginas de mi corazón
con el asombro que incita
la lectura de un libro sagrado.

No pretendas que sonría
como cuando éramos jóvenes.

Los pájaros en mi ventana
se tornaron en cuervos
que callan en el día y
graznan en la noche.
_______________________________
Estefanía Figueroa Buitrago 


"Que mis ojos mientan
                      lo que han visto
            esta noche

un gran augurio:
       ¡oh rey!
         el Cuervo
             se ha posado
                                sobre nuestras coronas."

- Hécuba.


Referencias:

2 comentarios:

  1. Hola hola amiga mía. De antemano te pido disculpas por no haberme pasado por acá hace un buen rato, debo decir que disfruté mucho leyendo esta entrada, me gusta mucho siempre la forma en que nos compartes tus opiniones o pensamientos. Debo felicitarte porque, si bien ya sabes que la poesía no me apasiona tanto como otras cosas, puedo decir que me he sentido atraído por estos poemas. Nuevamente quiero felicitarte por tu gran pasión y por darnos esa oportunidad de aprender contigo.

    ResponderEliminar
  2. I see your blog daily, it is crispy to study.
    Your blog is very useful for me & i like so much...
    Thanks for sharing the good information!
    ดูหนัง

    ResponderEliminar